En este post te cuento la historia de tres objetos encontrados en la calle. Para algunos será basura, para otros; pequeños tesoros

 

AGENDA 2006

 

Hace unos 3 años, un amigo encontró cientos de fotos en una esquina de Constitución y me las regaló. Vinieron en una caja de zapatos («tomá, te las doy a vos que sé que te gustan estas cosas») y apareció, entre tantas imágenes, esta pequeña agenda del 2006.

 

¿Quién fue su dueño/a? ¿Es argentino/a? ¿Es chino/a? ¿En qué idioma está escrito? ¿Cómo fue su vida en 2006? Muchos interrogantes que podrían ser disparadores para inspirarse y escribir un cuento o filmar un corto 😀

 

POLAROIDS ENCONTRADAS

*El extraño encanto de las fotos de otros*

 

Mi amigo Luis, el que encontró la agenda 2006; en ese mismo hallazgo, rescató estas hermosas polaroids y me las regaló. 😀

 

Estas bellas imágenes me acompañan hace unos 3 años, y todavía no sé muy bien qué hacer con ellas. Hasta ahora van y vienen, a veces les hago fotos para las redes de Recuerdo (¡me ayudan en mi trabajo!), las pierdo en mi colección y después las vuelvo a encontrar; me imagino historias de los personajes retratados, las miro y me quedo enamorada de la paleta de colores. 😍🎨

 

Y cuando pienso que las polaroids son únicas (no hay negativo, ni archivo digital) me parecen aún más especiales.

 

Walter Benjamin (filósofo alemán, 1892-1940) decía que para apreciar verdaderamente las obras de arte debíamos ir al museo y verlas en vivo; que no era lo mismo verlas a través de videos o fotos (como la estás viendo vos en este post), ya que hay un «aura» que las rodea. Cada obra es única e irrepetible, es aquí y ahora. (Si te interesa este tema, te recomiendo la lectura del libro «La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica»)

 

CUADERNO CON NEGATIVOS 35mm

 

Es posible encontrar un pequeño tesoro hasta cuando vas a comprar el pan al almacén de tu barrio 😀.

 

Y acá literalmente se mezclan dos hermosos mundos: la fotografía analógica y los cuadernos 📸📚

 

Alguien se encargó de pegar las tiras de negativos a las hojas; y no solamente eso, sino que escribió a mano de qué se trata cada uno («cumple Nico 1980»).

 

Evidentemente, es (¿o era?) alguien muy prolijo/a y muy preocupado/a por sus fotos y sus recuerdos; y resolvió con lo que pudo, con lo que tenía en casa. Y esto es muy típico entre fotógrafos/as y encuadernadores/as 😁

 

Debería escanear los negativos y conocer más acerca de esta historia, pero en principio, es una cantidad importante de imágenes; y por el momento estoy trabajando en otros proyectos. Pero no descarto, en el futuro, jugar a la detective con este bello cuaderno y sus negativos tan cuidados y perfectamente clasificados por su dueño/a 😀

 

***

 

Y vos, ¿también tenés objetos encontrados en la calle? Dejame tu comentario 👇