Siempre digo que todo lo que hago; primero lo pruebo con mi propia familia.
Hace 20 años que digitalizo negativos, diapositivas y fotos en papel.
Fotos mías o de mis archivos familiares.
Pero cuando empecé a pensar en ofrecerlo como un servicio profesional para ayudar a los demás a digitalizar sus archivos fotográficos familiares; se me dió por revolver las cajas de fotos de mi abuela.
Quería hacer una última prueba.
Me preguntaba a mí misma…. realmente hay interés en el pasado, en los recuerdos?
Resulta que hace tiempo tenía «fichado» un negativo blanco y negro, dentro de mi archivo fotográfico materno.
Y un día me propuse limpiarlo, escanearlo en alta calidad y enviárselo por Whatsapp a mi mamá y mi tía.
Y ¡oh sorpresa! eran fotos que NUNCA habían visto porque las impresiones las enviaron por correo a los nonos de Italia.
Realmente les dí una alegría a mi mamá y mi tía! Las hice conectar con un pasado que estaba latente y terminó de salir con el escaneo de este negativo blanco y negro.
En 1963 mis bisabuelos aún no conocían a sus nietas y esta fue la manera que encontraron, a través de fotos.
Además, era muy importante para mi abuelo Osvaldo mostrarle a los nonos que la familia que él había iniciado en Argentina estaba muy bien, con una hermosa casa en Ramos Mejía y éran épocas de abundancia.
Las fotos fueron hechas por un fotógrafo profesional, y hoy agradezco que se las haya entregado a mi abuela y así quedaron en la familia ❤

***

¿Necesitás ayuda para escanear tus negativos? Escribime en Whatsapp ✍️

Volver a DIGITALIZACIÓN